• David Villaraco

CARTA A UNA FUTURA "APRENDIZ DE ACTRIZ"

Lo que vais a leer más abajo es una experiencia de una compañera. La ha querido compartir conmigo, y dado permiso para compartirla con vosotr@s en el blog, para así dar voz a unas circustancias que siguen pasando. La intención de este blog siempre fue ayudar y creo que el ser consciente de que estas situaciones pueden pasarte a ti, te harán tomar las medidas y precauciones adecuadas.


“Ex-joven aprendiz de actriz al habla”

Quizás no sepas ponerle nombre a esa sensación que tienes cuando sientes que no están siendo sinceros, intentan tomarte el pelo o simplemente intentan aprovecharse de ti... quizás sea mera intuición. “Estás empezando, es normal” “Al principio vas a tener que tragar, hacer cosas en las que no te sientas cómod@” “Todo es un aprendizaje” “Seguro que ahí conoces a gente que te meta en un proyecto chulo” “Bueno, no cobras pero seguro que algo bueno sacarás” “Como no te quites la ropa y sigas poniendo pegas, nos buscamos a otr@”. ... Algunas de las muchas frases tipo que habremos escuchado más de una al empezar este difícil camino. Hablemos de nosotras, de las MUJERES, en esta sociedad y en este oficio en concreto. He de decir que amo mi oficio y todo lo que me ha aportado como persona y artista... pero las mujeres recibimos una presión desde muy jovencitas y parece que no tenemos el valor de hablar sobre ello por miedo a que se nos cierren puertas o piensen que somos conflictivas. Simplemente, me gustaría compartir una de las muchas anécdotas que llevo vividas en este camino, por si alguna compañera pudiera sentirse identificada y la pueda alentar a confiar en su intuición, dándose a valer como persona y trabajadora.

Recién salida de la carrera de arte dramático, ese mismo mes me llamaron para hacer el casting para un personaje secundario de una serie, al parecer les gusté y me volvieron a llamar para una segunda prueba, esta vez, para un protagonista. Finalmente, fui seleccionada por el propio director, del cual no daré nombre por no señalarlo sólo a él ya que figuras como estas hay muchas... Al llegarme el contrato, tuve que ir a firmarlo antes de haber recibido la totalidad de los guiones. Contrato en el que se reflejan los XXX euros brutos que se me pagarían a lo largo de los 3 meses que duraría el rodaje con 34 sesiones, siendo finalmente 40 por los que cobré un tercio por debajo de convenio, cobrando menos que un personaje de reparto. A posteriori, recibí secuencias de desnudo y no tuve la oportunidad de detallar en el contrato algunas cláusulas, ya que me presionaron a firmar antes. Días después, tuve una reunión con el director a la que llevé impresas todas las secuencias que quería dejar claras, cara a cara, con el director.

Me contó de manera muy detallada cómo rodaría las escenas de desnudo o ropa interior. Y quedé conforme ante todo lo hablado y acordado por su parte. Una vez comenzado el rodaje de la serie, mi segundo día de rodaje, tenía una secuencia de baño romántica con otro compañero. Lo que acordé en la reunión con el director fue estar en bragas y pezoneras dentro del agua. Fuera del agua estaría con la ropa del personaje. Pero no fue así, una secuencia anterior a la dicha, el susodicho me pidió me que quitara el vestido y me quedara con la ropa interior, no del personaje, sino mía, ya que incluso ni el departamento de vestuario estaba al tanto de la nueva inventiva.


Le pregunté que si era necesario puesto que iba con mi ropa interior (sujetador y tanga) y eso no fue lo que acordamos en su momento. Me dijo que no me preocupara, que sólo saldría un primer plano (de línea de escote hacia arriba). Entonces, debido a la presión de ser de los primeros días de rodajes y de que estaba allí presente, incluso, el productor ejecutivo de la serie, (cuando debería de haber habido equipo reducido por la delicadeza de la secuencia) accedí a quitarme el vestido, tranquila y confiada en el director. (Que quede claro que no tengo ningún tipo de complejo por mi físico, no van por ahí los tiros, hablo de PALABRA y de profesionalidad.

Que no tengo problema en hacer desnudos o escenas en ropa interior, siempre y cuando esté pactado y haya un trato profesional y de igual en el que pueda sentir la suficiente confianza en el señor/a que me dirija).

Ahora bien, durante la emisión del último capítulo, 8 meses después del rodaje de dicha secuencia, compruebo por mí misma que han montado un plano general, en lugar de un primer plano como se dijo. Saliendo así en ropa interior sin haber sido pactado con anterioridad. Así pues, me dispongo a pedirle explicaciones al responsable de montaje y ayudante de dirección de la serie, quien me dijo que hablaría con el director para que éste me llamara al día siguiente para aclarar el malentendido... Las respuestas que recibí, en dos ocasiones, vía email, por parte de este director fueron tan desoladoras y frustrantes que no lo podía creer... Director: “Ante la reacción de “Fulanita”, (el director) manifiesta su absoluto HARTAZGO por las reiteradas, infantiles y patológicas obsesiones y desconfianzas de “fulanita” que culminan en esta intolerable reacción. (El director) quiere manifestar su malestar por esta infantil, amateur y absurda reacción por parte de la señorita (F) a quien desea que continúe con el aprendizaje de este oficio con un poco más de sensatez, en el resto de las producciones para las que será llamada pues tiene un potencial que ojalá sepa administrar, desde luego conductas como ésta no ayudan demasiado.” “joven aprendiz de actriz...” y un etc de desprecios de los que aún no doy crédito... A lo que me “atrevo”, con mis dudas y miedo, a responder: “Aún con mi corta experiencia profesional y por mi condición de mujer, por desgracia he tenido que lidiar ya con reiteradas, infantiles y aparentemente patológicas obsesiones por mostrar o utilizar más allá de mi mayor o menor capacidad interpretativa, mi cuerpo, como si de un mero producto de consumo se tratara. Todo esto es lo que hace que a día de hoy esté alerta y reaccione ante situaciones gratuitas e innecesarias que, también a mí, causan hartazgo. Después de todo lo expuesto hasta ahora, creo que mi sensatez a mi corta edad de vida y experiencia laboral, es suficiente en proporción a la cantidad de experiencias desagradables ya vividas, y que para nada considero ni creo que debieran considerarse por nadie como infantiles o absurdas. Asumo sin duda, que conductas feministas nunca van a “ayudar” demasiado en un mundo eminentemente masculinizado como éste, sino todo lo contrario. Pienso que desde el punto de vista de una actriz/actor, sentirse escuchada, respetada y tenida en cuenta en una situación como la que tratamos, lejos de menoscabar la autoridad, profesionalidad, firmeza, seriedad y rigor de un director, acrecientan la confianza y seguridad en él, así como su autoridad, repercutiendo finalmente en un mejor ambiente de trabajo y por

tanto, resultado final.

Sin más, me despido reiterando mi profunda tristeza por este malentendido, motivado única y exclusivamente por el diferente parecer entre tú y yo, de un acuerdo al que llegamos previo al rodaje de la escena. Espero sinceramente que puedas entender al menos mi posición y opinión, sin prejuzgarlas.”

Después de este suceso se me comunica que la trama de mi personaje ha caído en la segunda temporada y que no saldrá en ningun capítulo para justificar su desaparición. A pesar de decirme que el incidente con el director no había sido motivo de mi despido, considero bastante sospechosa y drástica la medida tomada por la productora con respecto a mi personaje.

Aún así, no entro en discusión con él y decido actuar por mí misma junto a unos compañeros de reparto y decidimos ponernos en contacto con la Unión de Actores pidiéndoles que intervengan y luchen con nosotros, por dos motivos esenciales: por el abuso hacia mi persona y hacia el resto de compañeros, que al estar en una situación de desempleo, se aprovechan pagando muy por debajo de convenio y por estas condiciones tan irrespetuosas.

Después de varios años de negociación y juicios de por medio, hemos zanjado el tema, llegando a un acuerdo donde se nos devolvería parte del dinero debido.

Mi lucha no era solo por el dinero sino por dignificar mi persona y el papel de la mujer en este oficio. Motivo a demás compañeras y mujeres a que sean fieles a su intuición y no se dejen amedrentar ni menoscabar por terceras personas que se sientan en un status superior. Dejemos a un lado el miedo porque con seguridad, educación y perseverancia podemos llegar a donde nos propongamos. Seguiremos en la lucha.


Villaraco al aparato

Estas situaciones que ha vivido esta compañera puede sucedernos a todos y cada uno de los que queremos vivir de esto, tenemos leyes que nos amparan y una unión de actores que defiende nuestros intereses, pero, y aquí viene el meollo de la cuestión, en el momento que un actor o actriz pase por el aro...de nada servirán estas leyes, y queridos y queridas de eso es de lo que pecamos, por eso no tenemos una industria, el individualismo. Por un lado comprensible ya que hay que comer ¿verdad?, pero creeme que sera pan para hoy y hambre para mañana. Se consigue mucho más estando unidos que yendo por libre y sálvese quien pueda.


Como consejo os diré que:

  1. Reviséis siempre vuestros contratos, aun teniendo representante.

  2. Informaros de los derechos que teneis por convenio así como también de vuestro salario

  3. Tener a mano un abogado especializado en derechos de imagen y contratación artística

  4. No seais tan capuy@s de pasar por el aro.


Cómo siempre, no te creas nada, compruebalo tu mism@.


Nos vemos en los camerinos.

  • YouTube Social  Icon
  • Vimeo Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
Todos los Martes publico un post sobre actuación y la industria, herramientas para los actores etc... 
Los viernes uno sobre: Desarrollo personal, finanzas, ideas,
suscribete y te los haré llegar a tu bandeja de entrada y si no te gustan, te desuscribes, pero no me lo digas que duele :) 
Tus datos nunca se compartirán con terceros
y el único objetivo es compartir contigo información que considero valiosa